HERMANAS CARMELITAS DESCALZAS


MONASTERIO DE SAN JOSÉ - GIRARDOTA

Presentación: Fue el primer Monasterio de la Orden erigido en el siglo XX. El 18 de Marzo de 1900 salieron del Carmelo de Medellín las cinco fundadoras de este nuevo palomar de Santa Teresa.

En 1992 por la urbanización acelerada del Poblado, este Monasterio debió trasladarse hacia la Diócesis de Girardota.

Actualmente nuestra comunidad está conformada por 15 monjas de votos solemnes. La vida contemplativa que llevamos nos exige vivir en un ambiente de silencio y soledad que facilita nuestro encuentro con el Señor. El ambiente es de fraternidad, alegría y trabajo, en los cuales se pretende mantener la presencia de Dios constantemente, la luz de la espiritualidad de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz.

Dedicamos varias horas del día a la Liturgia, o sea al rezo de las Horas Canónicas, así como la celebración diaria de la Eucaristía. Además de la intensa vida de oración que llevamos, nuestra jornada exige trabajo, estudio, descanso y momentos de compartir fraterno.

Dada la belleza natural del lugar disfrutamos también de espacio físico para caminar, jugar y trabajar al aire libre. Todo esto responde a los deseos de nuestra Madre Santa Teresa de Jesús de Avila, nos pide que en bien de la clausura, nuestros Monasterios tengan "huerta grande y lindas vistas".



Teléfono: 289 50 43
Sitio web: http://www.carmelitasdecolombia.com/index.php?option=com_content&view=article&id=17&Itemid=124
(Aquí podrá encontrar más fotografías del monasterio)

Dirección: Cl. 14 #13-50, Girardota, Antioquia

1. ¿Qué significa para las Carmelitas Descalzas vivir en comunidad?



Vivir en comunidad significa:

Sentirse llamado por el Señor a buscar con otros hermanos cómo responder mejor al proyecto de vida que Él tiene para cada uno: la santidad en la verdad, la justicia y el amor.

Es dejarse fascinar por la PRESENCIA del Señor que nos habita y colma de sentido nuestra vida, que nos ama tal como somos y nos regala otros hermanos para vivir con ellos el mandamiento de amarnos unos a otros siendo en el mundo testigos de su amor misericordioso y fiel.

Es vivir el don de una vocación específica en la Iglesia y para la Iglesia según el carisma propio que nos ha sido dado.

Es poner en común lo que somos y tenemos con alegría y generosidad sabiendo que es el Señor el que nos reúne y nos sostiene en todo momento.

2. ¿Cómo han apoyado las Carmelitas Descalzas a la Misión Diocesana Permanente?



Nuestro aporte de acuerdo al carisma teresiano es la oración y la vida misma entregada día a día en el sacrificio, el silencio, el trabajo y la oración litúrgica y personal.